Publicidad
Comunicación · 22 de Abril de 2019. 08:13h.

“Con TV3 hay que hacer como con Canal 9: cerrarla y refundarla desde cero”

Sergi Fidalgo, periodista: “Con el actual material humano de la cadena no hay nada que hacer”

“Con TV3  hay que hacer como con Canal 9: cerrarla y refundarla desde cero”

Sergio Fidalgo

Sergi Fidalgo (Barcelona, 1968) es un estraño caso de productividad periodístico-editorial. Yo creo que tengo casi sus obras completas en casa: “La vida es una tómbola”, “¡Oh Espanyol, mi buen amigo”, “El sorpasso perico” o “Las bravas del Bar Tomás”, entre otros. Ahora vuelve con “50 hazañas de TV3”, una recopilación exhaustiva de los disparates de la cadena. Puede ser, sin duda, una de las sorpresas de Sant Jordi.

- ¿Usted debe ser el ‘botifler’ perfecto? Del Espanyol, no independentista y presidente del Grupo de Periodistas Pi i Margall que está todo el día, si me permite la expresión, tocando los cojones al CAC.

El problema es que Junts per Catalunya, ERC y la CUP han dividido Cataluña en dos, y han decidido que unos – ellos – son los “buenos catalanes” y otros somos “malos catalanes”. Por lo tanto, todo aquel que no está de acuerdo con este estado de las cosas estamos en esta categoría de “botiflers”. Yo no me considero un “traidor” a nada, más bien soy un desafecto al totalitarismo de baja intensidad que emana del Palau de la Generalitat.

- ¿Tanto como totalitarimos?

Sí que es totalitarismo. El ocupar el espacio público y los edificios públicos despreciando a los catalanes que no piensan como ellos es totalitarismo. Violar los derechos de la oposición en el Parlament como hicieron en los plenos de la vergüenza del 6 y el 7 de septiembre de 2017 es totalitarismo. El marcar y señalar los domicilios particulares de aquellos que discrepan con el nacionalismo como les pasó por ejemplo a Tomás Guasch o Albert Boadella es totalitarismo. Dedicarse cada fin de semana a reventar carpas, a hacer escraches y a intentar agredir a militantes o simpatizantes de partidos que no son separatistas es totalitarismo. Ocupar las entidades colegios profesionales medios de comunicación sindicatos y todos los ámbitos de la vida catalana para excluir aquellos que no son secesionistas es totalitarismo.

- ¿Qué lleva más en el corazón: TV3 o el Espanyol?

Ningún perico puede llevar en su corazón a TV3. Todas las técnicas de propaganda política que han aplicado durante el procés, consistente en el bombardeo masivo de consignas, en vender que Cataluña es uniforme y que todos somos “un sol poble” que estamos por la “República” ya lo hemos vivido antes en el campo deportivo. Durante años han intentado vender que Cataluña era solo culé, y llenaban toda su parrilla de programas a mayor gloria del Barça. Ahora solo han tenido que pasar del monotema azulgrana al monotema separatista. El hecho es lavar el cerebro a millones de catalanes, que es para lo que Jordi Pujol fundó la televisión de la Generalitat.

 - Acaba de publicar un libro con las 50 ‘hazañas’ de TV3. Una cincuentena de exabruptos, salidas de tono e insultos.

Sí, y como dudo que los honestos libreros de comarcas que llenan sus vitrinas de libros a favor de la secesión de Cataluña lo pongan a la disposición de sus clientes, avisamos a los posibles lectores que lo busquen en Amazon o en Iberlibro. Porque la censura por parte de los secesionistas no es solo cosa de TV3, llega a todos los ámbitos que controlan. Lo que describo en esta obra es una serie de excesos, salidas de tonos y manipulaciones que, por desgracia, no son excepciones, son la norma en la televisión de la Generalitat.

 - Jordi Cañas dijo en la presentación que se ha quedado corto, que podría haber llenado una Espasa entera.

He escogido solo cincuenta casos porque creo en libros breves y directos para que el lector se los acabe, y que no acaben en la estantería a medio comenzar. Y porque 50 son suficientes para que se compruebe el tono habitual de una televisión que pagamos todos, pero que está al servicio de solo una parte de Cataluña: la secesionista.

 - Por cierto, también dijo que ha empobrecido hasta el catalán porque ha asumido el barcelonés como la lengua standard.

No soy filólogo y tampoco puedo entrar a fondo en este tema, pero sí que es cierto que es una queja que he oído a menudo por parte de personas que defienden la riqueza dialectal del catalán. El dramaturgo Pau Guix, por ejemplo, me ha contado como familiares suyos que utilizaban un catalán muy rico, pero con variedades diferentes al “central”, tenían cierto complejo de “hablarlo mal” por no ser el mismo que oían en TV3.

 - En su opinión, ¿cuál es el más fuera de tono?

Que Xavier Graset llamara “gran reserva del independentismo” a un condenado por asesinato como Carles Sastre me parece indecente. Una cosa es Sastre que haya cumplido su condena y tenga derecho a llevar una vida normal y otra muy diferente es que desde una televisión pública se blanquee la imagen de alguien que utilizó la violencia y contribuyó a quitar la vida a otras personas.

 - Parece que todas las estrellas han puesto toda la carne en el asador- De hecho, han contribuido muchos: Toni Albà, Jair Domínguez, Toni Soler, Laura Rosel, Empar Moliner.

En TV3 se ha instalado la barra libre. Quien diga la burrada más grande para insultar a España y los españoles, o sea más adicto a difundir la propaganda emanada por los servicios de propaganda de ERC o Junts per Catalunya, más estabilidad laboral tendrá y más dinero cobrará. Basta con ver las docenas de millones de euros que ha facturado la productora de Toni Soler a la televisión de la Generalitat en los últimos años. Así es muy fácil ser “patriota”.

 - A Toni Albà lo han echado tras un insulto machista a Inés Arrimadas. Núria Llorach no se ha atrevido con Jair Domínguez.

Albà cometió el error en vísperas del 8 de marzo. Si lo hubiera hecho dos meses después no le habría pasado nada. Ya hizo otra similar, con el mismo insulto contra Arrimadas, meses antes y no tuvo ninguna consecuencia negativa para él. De hecho, ni en TV3 ni en Catalunya Ràdio acostumbran a castigarse ningún tipo de excesos contra los líderes constitucionalistas, al contrario, se premian. Vicent Sanchis no dijo ningún insulto machista contra Arrimadas, pero le hizo una entrevista indigna de un director de una televisión pública. Y ahí sigue. Lo de Sanchis es de nota, fue reprobado por el Parlament, y siendo un periodista nacionalista que solo reconoce la autoridad de las instituciones catalanas, se la pasó por el forro de sus caprichos.

 - Hasta periodistas de la casa como Xavier Graset que antes eran más ecuánimes. Le conozco, estudiamos juntos y luego coincidimos en Madrid.

Graset ha visto lo que hay que hacer para prosperar. Y sirve bien a sus señores con sus tertulias desequilibradas y propagandísticas. Si sigue obedeciendo le irá bien mientras dure la actual etapa de sectarismo en TV3. Y si la tortilla cambia, veremos si sigue con su capacidad de adaptación. Antes era un chico ‘progre’, ahora va de independentista, pasado mañana puede ser perfectamente un ‘tercera vía’.

 - Pilar Rahola sale una media de 90 minutos a la semana.

Poco sale para lo que le pagamos. Debería presentar hasta el tiempo para que TV3 amortice las docenas de miles de euros que le pagamos cada año todos los catalanes. A fin de cuentas, no es más sectaria que otras estrellas de la cadena. De acuerdo, grita más, y tal vez es más desagradable como dice las cosas, pero no desentona con el ambiente general en TV3.

 - Hasta hace de correa de transmisión: recuerdo el día que dijo que la UE era “una mierda” después de que Puigdemont dijera aquello de “club de países decadentes”.

Cuando alguien que trabaja en TV3 dice que su modelo es la BBC recuerdo los “greatests hits” de Pilar Rahola y me pongo a reír.

 - Yo no defenderé a TVE, pero he visto cosas en TV3 que no he visto no en TVE es que ni en 13TV o Intereconomía como el día que Empar Moliner quemó una Constitución.

Es impensable que un presentador, o un colaborador, de TVE queme un ejemplar del Estatut o una estelada, en un plató. Estas cosas solo pasan en “La seva”, la televisión que pagamos todos los catalanes, aunque más de la mitad de los que la sufragamos nos sintamos insultados a diario por lo que se emite desde los estudios de Sant Joan Despí. Intereconomía o 13TV son privadas, y lo que hagan es su problema y solo han de responder ante los tribunales si cometen alguna ilegalidad.

 - ¿Cuándo dejó TV3 de ser la nostra?

Nunca fue “la nostra”. Siempre fue la televisión de “unos cuantos”. Desde su fundación fue una televisión nacionalista a mayor gloria del pujolismo. Lo que pasa es que el acelerón que han dado con el “procés” hace que miremos con añoranza la TV3 previa al 2013. Pero nunca ha tenido la voluntad de estar al servicio de todos los catalanes. Eso sí, al menos guardaba las formas. Si la mayoría abrumadora de trabajadores de esa casa son nacionalistas es porque desde 1984 la Generalitat ha apostado por ese modelo de empresa audiovisual: una tele al servicio del “país” que estaban construyendo.

 - ¿Sin TV3 habría proceso?

No habría llegado tan lejos, porque el secesionismo no habría pasado de un 15% a un 47%. Ha sido fundamental en el crecimiento y en el “prietas las filas” del soberanismo.

 - ¿Cómo se arregla TV3?

Hay hacer como en Canal 9. Cerrarla y volverla a refundar desde cero. Con el actual material humano de la cadena, que ha permitido todos los excesos cometidos en los últimos años, no hay nada que hacer. ¿Cuántas dimisiones ha habido por todo el daño que se ha hecho? ¿Cuántas veces han pedido disculpas? Todos son cómplices de haber convertido a TV3 en una máquina de generar odio hacia el resto de España y hacia los catalanes que no somos secesionistas. Lo primero, cambiar el nombre. Si Convergència Democràtica lo ha hecho, para que nadie recuerde sus corruptelas, la nueva televisión de la Generalitat debería buscar una marca que no recordara a la actual TV3. Y se debería de plantear como un servicio público para todos los catalanes, no como una herramienta de ingeniería social para fabricar independentistas.

- ¿Y el proceso?

No tiene arreglo. JxCAT, ERC y la CUP han convertido Cataluña en el Ulster, con dos comunidades divididas. Por suerte, es el Ulster de 2019, y no hay violencia física, y ojalá no pase de ahí, porque veo a hiperventilados en el secesionismo con ganas de que haya muertos para jugar a ser héroes. Va a ser imposible romper el muro de desconfianza hasta que los secesionistas nos pidan perdón a todos los constitucionalistas por habernos querido privar de nuestros derechos sociales y políticos. Han tirado hacia adelante un proyecto rupturista que no era compartido por la mayoría de la sociedad catalana.

Sinceramente, viendo la ocupación de la vía pública y los edificios públicos con los lacitos amarillos, no creo que tengan ganas de disculparse. Cada vez que veo a un funcionario, al que le pago el sueldo, en su puesto de trabajo con su lazo amarillo, demostrando que le importa una mierda lo que sintamos lo que no pensamos como él, me doy cuenta que no hay solución. Simplemente no comprenden que a muchos nos parezca una ofensa, y que muchos pensamos que en su casa puede hacer lo que quiera y llevar los símbolos que quiera en su ropa, pero que cuando se ejerce de servidor público, has de respetar a los demás. Enseguida que acaben los procesos electorales volverán a llenar de amarillo los ambulatorios, las guarderías y los ayuntamientos. Les da igual los sentimientos de los que no son secesionistas.

- A usted tampoco lo invitan a las tertulias de TV3, ¿verdad?

Ni ganas. En el pasado me hubiera gustado, tampoco me voy a hacer el interesante. Es un medio importante y a nadie le amarga un dulce. Pero ahora no tengo ningún interés de ejercer de coartada para que digan que son una televisión plural porque de vez en cuando llevan a algún no separatista.

Tampoco invitan a López Tena o Santiago Espot, yo creo que porque dirían la verdad: que todo ha sido un farol.

Por supuesto. Es la misma razón por la que no le invitan a usted. No les interesan independentistas que digan a su audiencia que todo ha sido un cuento. Entonces se le acabaría el chollo.

- ¿Si iría qué diría?

Sinceramente, prefiero que vaya Jordi Cañas, que dice todo lo que me gustaría decirles, pero lo hace mucho mejor que yo.

- ¿Y si fuera director de TV3?

Primero de todo, convertiría los estudios de Sant Joan Despí en una especie de Valle de los Caídos de la propaganda secesionista. Un monumento a la memoria histórica para que las futuras generaciones de catalanes no vuelvan a caer en el error de tener una televisión pública que se dedicó a sembrar cizaña. Haría como ha hecho Ada Colau ante la jefatura de la Vía Laietana, pondría paneles informativos en sus instalaciones que dijeran “aquí se grababa el Està passant, el programa que más insultaba de la televisión española, mucho más incluso que en Sálvame de Luxe”. O “este era el despacho de Toni Soler, que facturaba docenas de millones de euros en programas que denigraban a los líderes no secesionistas”. Segundo, cambiarle el nombre, para que la gente olvidara que fue “La seva” para que pase a ser “La de todos”. Y tercero, dimitiría y me iría a mi casa, que no sirvo para estas lides. / Una entrevista de Xavier Rius. 

 

Publicidad

33 Comentarios

Publicidad
#19 esther pérez sorribas, Barcelona, 23/04/2019 - 20:55

Aquest senyor fa el mateix q tan critica els altres, dir qui es bon perico o no. Tv3 es partidista com ho és tve qe ninguneja el rcde igual. Els pericos som plurals i li agradi o no, algunes són independentistes i altres sobiranistes, no utilitzi el rcde per defensar unes idees amb les q moltes bones periques no combreguem gens.

#18 Culerdo, Basilea, 23/04/2019 - 14:52

Menos dinero para vividores chupadores del pruses y más para hospitales y educación ! TV3 ens roba.

#14 Elizsa, Madrid, 22/04/2019 - 18:22

¿Y por qué no cerrar TODAS las autonómicas? Así sobraría mucho dinero para educación y sanidad. Y si suprimimos la mitad de los políticos y el 99 por ciento de asesores incultos y demás enchufados ya casi hasta podíamos darnos todos dos meses de vacaciones gratis al año con los impuestos ahorrados en cada familia.

#13 Albert, Bcn, 22/04/2019 - 16:34

El llibre tot ell.és molt subjectiu i ple de biaixos....reflecteix la.mentalitat de l autor.....i la seva ideologia , naturalment....molts dels que.critiquen tv3 no veuen ni els anuncis ,segurament......

#13.1 Nosocningu, Barcelona, 22/04/2019 - 21:45

Jo vaig ser independentista quan era jove però vaig veure un parell de FAQs i ja en vaig tenir prou. No per ser independentista: veig contingut de totes les ideologies. Sinó perquè vull conservar la meva salut mental. El programa fomentava una barreja de supremacisme, victimisme i paranoia pitjor que els al·lucinogens per a un cervell.

#13.2 pepe, andorra, 25/04/2019 - 12:37

a ver albertito, lo normal en un libro q es sea subjetivo y refleje la mentalidad de su autor y su ideologia. Y yo critico la tele del odio pq es la tele de los separatas y la pagamos todos de nuestro dinero. Si fuera una tele separata q ademas pagaran los separatas, ademas de no verla, es q ni me preocuparia por su existencia.

#12 Joan del Bages, Manresa, 22/04/2019 - 15:54

Molt bona entrevista i el llibre d’en Sergio Fidalgo Piña promet. A aquest el recordo com a públic habitualment participant al 100 % futbol d’en Pere Escobar, un altre periquito. TV3 fa pena comparada amb la dels seus inicis, que era oberta, amena , simpàtica i nolt més imparcial.